28
Ago
/

#CompilatónCET: trabajo colaborativo para reducir la brecha de género

Chicas en Tecnología y Mulesoft convocaron a crear un repositorio en línea con información de acceso libre y gratuito sobre problemáticas de CTIM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas) y género.

Los cambios culturales y sistémicos son procesos que se construyen a través del trabajo colectivo de múltiples actores involucrados con una misión. Chicas en Tecnología sabe que el esfuerzo individual no es suficiente para generar impacto social y lo hace evidente en cada uno de los eventos que organiza, a los que son convocados diversos sectores de la sociedad para trabajar, reflexionar y construir un contexto de equidad donde la innovación y el desarrollo sean posibles. Con esta idea como guía y en alianza con Mulesoft el primer #CompilatónCET fue un evento clave en materia de trabajo colectivo ya que el público general fue convocado a identificar, clasificar y sistematizar fuentes de información sobre la brecha de género en ciencia y tecnología con el propósito de generar un repositoriode información en línea, dinámico y en continuo crecimiento. Contar con estos datos actualizados y accesibles es fundamental para poder dimensionar la problemática e implementar políticas públicas y cambios en diversos sectores de la sociedad que contribuyan a reducir esta brecha.

Las oficinas de Mulesoft en la Ciudad de Buenos Aires fueron sede de este encuentro multidisciplinario: el Compilatón contó con la participación de un público heterogéneo que incluyó periodistas, investigadorxs, docentes, programadorxs, diseñadorxs, estudiantes universitarixs, embajadoras CET y representantes de organizaciones e instituciones como la Universidad Nacional de Hurlingham, Wikimedia y Las de Sistemas. Para comenzar a crear el repositorio se armaron grupos con perfiles variados, identificados con nombres de mujeres referentes en ciencia y tecnología, y además de trabajar con las fuentes de información pudieron intercambiar experiencias, generar nuevos contactos, conocer en profundidad el impacto de la brecha de género en carreras CTIM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas) e involucrarse con una comunidad que participa activamente para generar un cambio con impacto social.

En busca de los datos

Primero, el contexto: “¿Qué es la brecha de género en tecnología? Gracias a datos que nosotras mismas recolectamos sabemos que solamente el 16% de las inscripciones a universidades públicas y privadas del país en carreras relacionadas a programación y tecnología son de mujeres. Y en las empresas y espacios públicos donde se desarrolla software incluso ese número puede ser más chico. Las mujeres estamos fuera de esos espacios donde se genera y construye la tecnología que usamos todos para comunicarnos, transportarnos, relacionarnos”, contó Consuelo López, asesora voluntaria de Programas de Chicas en Tecnología, apenas comenzado el Compilatón. La organización destina sus programas a las adolescentes de todo el país para que sepan que desarrollarse en ciencia o tecnología es una opción válida para ellas. Pero el desafío no se agota ahí sino que es necesario trabajar con toda la sociedad para generar una propuesta integradora, donde las chicas puedan convertirse en mujeres líderes. “Esto nos fue llevando a la necesidad de generar datos, informes, de aliarnos con otras organizaciones para poder tener un debate constructivo sobre el tema, hablar con fundamentos y entender cuáles son las causas de la brecha de género en ciencia y tecnología para poder plantear soluciones concretas”, finalizó Consuelo.

El impulso que movilizó este encuentro provino de Alejandra Gutiérrez, socióloga y docente especializada en Educación Sexual Integral y Educación y Nuevas Tecnologías, voluntaria de Chicas en Tecnología. Alejandra se sumó a la organización en 2018 como facilitadora de #ClubesCET, un programa que acompaña a las chicas para que sean, además de usuarias, creadoras de tecnología. También participó de la investigación que Chicas en Tecnología realizó junto a INTAL BID, “Un potencial con barreras”, para la que entrevistó a graduadas de carreras CTIM, realizó focus group y luego analizó y procesó la información. “El Compilatón surge de la necesidad de organizar la información para quien la necesite o le interese el tema pero también para que aquellas personas que toman decisiones o diseñan políticas sociales puedan encontrar información que les permita transformar una situación de desigualdad en una situación de equidad”, explicó Alejandra

Después, a trabajar. El #CompilatónCET transcurrió en tres etapas: una de exploración, otra de preservación de las fuentes y otra de sistematización a través de la carga de información. Lxs participantes organizaron libremente el trabajo al interior de cada grupo: se repartieron las fuentes a clasificar, debatieron sobre qué etiquetas correspondían a cada una y profundizaron sobre algunos de los materiales.

Anna Torres Adell, Directora Ejecutiva de Wikimedia Argentina, formó parte de uno de los grupos: “Es un privilegio participar de esta actividad que es muy importante para el trabajo que desarrollamos desde Wikimedia Argentina, la organización que está detrás de proyectos como Wikipedia. La construcción colaborativa de conocimiento y tener fuentes primarias y secundarias es fundamental para seguir mejorando los artículos que actualmente existen sobre mujeres en STEM (acrónimo en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) dentro de la enciclopedia”.

Alejo Zito, de 29 años, estudió Cine y trabajó en el mundo audiovisual pero con los años eligió estudiar Ingeniería en Sistemas y actualmente se dedica profesionalmente a esa disciplina: “Noté una gran diferencia entre lo que es trabajar en cine y televisión y lo que es trabajar en ingeniería y sistemas. Esas diferencias hicieron que quisiera acercarme a organizaciones como Chicas en Tecnología. Ahora trabajo en una empresa grande y en el equipo donde estoy somos todos hombres. El Compilatón me parece súper interesante porque incluso en mi trabajo siempre se está hablando de diversidad y de cuántas mujeres hay en los equipos de Ingeniería y a veces hay opiniones con las que no estoy para nada de acuerdo y me gusta tener sustento para poder hablar con mis pares”. Esteban Wasinger también estudió Ingeniería en Sistemas pero, como voluntario de Mulesoft, ya había trabajado junto a CET en el PUMM de 2017, que se realizó en las oficinas de la empresa: “Me gusta mucho la misión de Chicas de poder reducir la brecha de género en el mundo de la tecnología que es donde yo más me involucro. Creo que no hay diferencias en la capacidad de las personas por ser mujeres u hombres, y si hay esa diferencia es porque existe un preconcepto. En Mulesoft tengo referentes, me gustaría ser como ciertas personas, y son mujeres. Realmente pienso que nunca sería tan bueno como esas mujeres así que es un preconcepto que no tiene ningún tipo de fundamento”.

La Sociología también fue una de las disciplinas presente en el #CompilatónCET. Ana Rapoport trabaja hace 10 años en el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) y actualmente coordina allí la Comisión de Equidad de Género: “Hace mucho tiempo que venimos trabajando en estadísticas educativas y analizando brechas en temas de género en educación técnica con lo cual este es un tema central para mí, tener información de manera ordenada y prolija con datos oficiales. Me pareció importante venir a colaborar con esta idea de juntar datos, recopilar. Cualquier política pública necesita datos ordenados, oficiales y de calidad para poder planificar”. La socióloga compartió su experiencia con respecto a la modalidad de trabajo: “Es agradable que se creen estos espacios, me parece que es una nueva manera de hacer política pública de manera más transversal, dinámica, con gente que no tiene que ser experta o elegida desde lugares centrales sino que me parece muy buena la idea de que todos podemos hacer una construcción de una política a partir de algo tan básico como es la información, que además es pública. Mi equipo fue variado y eso creo que también es refrescante y movilizante para todos. Y que de eso pueda salir información clave para pensar alguna política pública me parece un hallazgo”.

El resultado: los primeros avances. Los logros colectivos del primer #CompilatónCET fueron compartidos en el evento con todas las personas que voluntariamente aportaron su tiempo, experiencias, inquietudes y convicciones en una tarde de trabajo colaborativo.

Los equipos revisaron, preservaron, clasificaron y sistematizaron 270 fuentes en total y las etiquetas que más se repitieron para clasificarlas fueron: Desigualdad, Trabajo, Estereotipos/prejuicios de género. El 24,4% de la información recopilada fue obtenida de Informes mientras que el 20,2% de diarios electrónicos.

Datos abiertos y accesibles

La participación de todo el ecosistema tecnológico emprendedor, del voluntariado, organizaciones, instituciones educativas, empresas y público en general hizo posible que en el #CompilatónCET se concretara el primer capítulo de este trabajo colectivo. “El producto final del #Compilatón es un reservorio dinámico que no se agota hoy. Una vez que procesemos los datos vamos a hacerlo abierto así las personas pueden consultarlo y seguir sumando información y fuentes a esta gran base de datos colectiva”, había explicado Alejandra Gutiérrez en el evento. Por eso, en una segunda etapa, el equipo de Chicas en Tecnología procesó los datos que ya se encuentran en línea y abiertos al público: http://bit.ly/ReservorioSTEAM. El objetivo es que el repositorio continúe enriqueciéndose con el aporte de las personas interesadas en reducir la brecha de género en ciencia y tecnología y contribuir con el desarrollo de una sociedad más justa, equitativa y con mayores oportunidades para quienes la integran